Carta de la directora


-Siempre parece imposible hasta que se hace.

Nelson Mandela

Como directora de la Fundación CIBI es muy importante para mi explicar cómo he llegado hasta aquí y en qué momento me convertí en responsable de una Fundación para ayudar a niños con cáncer y sus familias.

Mi nombre es Nicole Chocron y tengo 33 años. Nací en Caracas, Venezuela y por diferentes motivos regresé a la tierra de mis abuelos, España. Me siento afortunada de poder afirmar que estoy rodeada de gente maravillosa. Soy la presidenta y directora de Fundación CIBI,  que trata, contra vientos y mareas, de ayudar a la mayor cantidad de niños y familias necesitadas. Lo que es cierto es que cuando me planteé crear la fundación lo hice sobre todo con el corazón.

Cuando era muy joven y aún iba al cole, le detectaron a una compañera un tumor cerebral. Recuerdo estar en el salón y recibir la noticia como si de una película se tratara. No podía ser verdad que una niña de mi clase pasara por una enfermedad tan dura. ¿Cómo podría ocurrirle a alguien con la que compartía el aula y hacía trabajos en grupo?

Unos años más tarde en un chequeo rutinario me encontraron unos ganglios en la tiroide que los médicos no pudieron ignorar. Recuerdo ese momento uno de los más duros de mi vida. Sentí mucho miedo y mucha rabia. Para mi tranquilidad, los médicos me comentaron que me sometería a una operación para retirar la zona afectada y que aunque entrañaba algunos riesgos, era bastante común y no solía dar problemas. La operación fue un éxito y el post operatorio fue rápido gracias a que la gente que me rodea me hizo sentir protegida y querida en todo momento. Desde entonces supe que tenía que dedicarme a poner mi granito de arena en ayudar a aquellas personas que pasan por momentos difíciles.

Cuanto mayor es el obstáculo, más gloria hay en superarlo.

Molière

A todas estas vivencias, tengo que sumar la pérdida de seres muy queridos que han sufrido un cáncer y no han podido ganar la batalla.

Es obvio que lo que tuve que vivir, no se compara con lo que tienen que sufrir los niños y familias a los que ayudamos. Es increíble el coraje y la pasión por la vida que demuestran. Son una gran inspiración para mi y por eso son mis superhéroes favoritos. Solo quiero poder ayudar dentro de mis posibilidades a los pequeños y a sus familias en estos momentos duros. Creo que puedo aportar mucho y se que con Fundación CIBI ayudaré a hacer realidad los sueños de muchos niños y familias que lo necesitan

La Fundación CIBI forma parte de mi vida, de mi manera de ser y ver el mundo. Creo en un mundo justo, empático, simpático, amable, bondadoso y sobre todo: solidario.

Debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo.

M. Gandhi

Te doy las gracias por haber leído esta carta y por formar parte de la familia CIBI, sin ti, no sería posible.

#SomosCIBI #inlovewetrust

Síguenos en Instagram, ahí contamos el día a día de lo que vamos haciendo 🙂
Gracias al Despacho de abogados
Uría Menéndez por llamarnos para cada actividad que realizan.